fbpx
Select Page

Devolver a los menores en la frontera de EE.UU. a sus países de origen es una condición para mantener a los “Dreamers”

Dreamers

El gobierno de Trump anunció que quiere que los niños de Centroamérica, incluso aquellos que huyen para salvar sus vidas, sean rechazados en la frontera entre Estados Unidos y México o enviados rápidamente de vuelta a sus países de origen. Esta es una de las numerosas condiciones que la Casa Blanca impuso como requisitos previos para cualquier acuerdo legislativo para proteger a los “Dreamers”, inmigrantes indocumentados que llegaron a EE.UU. cuando eran niños.

Otra de las demandas del presidente Donald Trump implicaría que en vez de ser entrevistados por un oficial de asilo, los solicitantes de asilo menores de edad serían transferidos inmediatamente a tribunales de inmigración, donde se enfrentarían a un abogado litigante del gobierno, una situación que si es ya difícil para un adulto, sería peor para un niño.

Hay algo profundamente cínico en poner en peligro a un grupo de niños como condición para proteger a otro.

Al leer estas demandas, me acordé del joven salvadoreño de 16 años y voz dulce que conocí en California. Eddie (no es su nombre real) me dijo que había huido de su casa “porque tenía un problema con la pandilla”. Más bien, la pandilla tenía un problema con él. Eddie había rechazado repetidamente sus invitaciones para entrar en la pandilla, así que le dieron un ultimátum: la próxima vez que lo vieran, se uniría a ellos o lo matarían.

 

Creditos a:

Michael Garcia Bochenek

Senior Counsel, Children’s Rights Division

Lea el articulo completo haciendo click en el LINK: http://bit.ly/niñoscentroamericanos

 

Facebook Comments

comments